La hora del mate

Sin lugar a dudas el mate es parte de nuestra vida cotidiana. A la tarde mateamos con los chicos, el domingo con Matías, mientras trabajamos con Anahí y Ana María el mate es infaltable.

Comencé a tomar mate en mi adolescencia, con mis amigos y amigas, y enseguida lo incorporó toda la familia, incluso papá que había dejado de matear hacía años por la úlcera. Recuerdo los domingos escuchando el partido de River en la radio -en esa època no habìa Futbol pata todos y habìa que pagar para ver a los Millo- y compartiendo un amargo en familia.

Desde esa època hasta ahora el mate me ha acompañado siempre, y ya no tomo sólo amargo, tambièn me gusta dulce, con yuyos, incluso tomé tereré hecho con jugo de naranja bien frío, me lo preparaba mi tìa abuela Negri cuando la visitaba en esas tardes insoportables de 40º en la ciudad.

Pero debo confesar que el mejor momento es el de tomar mate sola por la mañana, cuando todos parten y quedo disfrutando de un ratito para mi. Pongo la pava y busco un lugarcito para relajarme. Puede ser mi cama, el patio o en el comedor disfrutando del paisaje. Sentir como va despertando el día mientras el mate se va lavando.

Y para este momento elijo un jarrito enlozado rojo, un poco golpeadito, pero que tiene el tamaño justo. Lo compramos con Matías un verano en Mar del Plata.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s